lunes, febrero 8

Carrefour 10k como la esperaba.



Y es que a pesar de que este año la ruta sufrió un pequeño cambio donde quitaron ciertas pendientes para que sea más rápida, a la velocidad que yo salí y bajo las condiciones que habían, sin lugar a equivocarme estos 10k son los más fuerte del año o los más hijoeputa pa’ que me entiendan :D

Esta carrera inicia desde el parqueo de Carrefour, saliendo a la autopista Duarte en dirección al “nueve” de ahí doblamos a la izq. y tomamos la ave. Gregorio Luperón pasando por la rotonda de Intec, luego tomamos la ave los Próceres hasta la Ave. República de Argentina ahí se completan los primeros 5 kilómetros y retornamos por el mismo camino. La piel se me puso de gallina a ver esa avenida Luperón totalmente abierta para nosotros y la gente salía a grabarnos con sus celulares a pesar de que no conocían a ningún carajo.

Antes de iniciar la carrera me había colocado bien cerca en la línea de salida, deje mi celular y la llave del carro con un viejo amigo, también estaba probando el uso de la vaselina en las entrepiernas para evitar pelarme y encima solo llevaba mi reloj y mis audífono, como llegue temprano pude calentar muy bien y estaba listo para escuchar el disparo de salida y dar lo mejor de mí.

Inicio la carrera!!!! …

…Debajo de la lluvia de confetis arrancaron los 594 Chips que en cada par de tenis llevábamos, active mi RUN KEEPER y a la musica le di PLAY iniciando con Alive de pearl jam. a correrrrrrr. Saliendo a la autopista Duarte nos topamos con el primer llano falso y el primer letrero que indicaba 1 Kilometro, digo llano falso porque en vehículos de motor parece llano pero en par de piernas es toda una bella, larga y hermosa subida. Yo llevaba un ritmo/PACE de 4:42 y no fue hasta el segundo letrero de 2 kilometros que me di cuenta de lo rápido que andaba cuando a pocos metros delante de mi estaban los muchachos del pacer team de 45:00 (pacer team es un grupo que sale identificado en hacer la carrera en ese tiempo específico en este caso en 45 minutos, si deseas hacer ese tiempo te vas con ellos, así también los hay de 50:00 minutos, 55:00, 1:00 etc…) evidentemente todavía no ando por los 45 minutos, mi tiempos andan entre 55 y 50 para los 10k. Cuando me di cuenta del ritmo que llevaba entonces decidí bajar el paso y fue justamente cuando tomamos la ave. Luperón que para mi sorpresa me esperaba la segunda y glamurosa segunda subida, no llegaba al primer punto de hidratación del km 2.5 y ya Enmanuel Arias estaba listo, la boca la tenía reseca, el calor y la humedad, los sudores me empañaban los lentes, iba solo en la Luperón mi mente y yo, el grupo delante de mi sacaba ventaja y los de atrás que eran el 70% a unos 20 metros, estaba como el ombligo casi en el medio.

Llegue al retorno en 24 minutos a un ritmo promedio de 4:50 mentalmente agotado solo pensando que todavía me faltan 5 kilómetros, de regreso cuando pasaba por el letrero de 6k estuve al punto de desplomarme y caminar pero si lo hacía no había nadie que arrancara ese motor de nuevo, de las cosas que me decía a mí mismo para mantenerme motivado eran; “ popin si te detienes aquí te harán bulling los tigres del colmado” “Vamos buena mierda que falta menos de la mitad” “No pares que ahí viene el pacer team de 55:00” “de aquí para el burgerfest coño” entre otras cosas. Llegando al km 7 la mirada se me iba a los pies, pero me esforzaba por mantenerme mirando hacia el frente, el sudor me baja por los lentes, el sol de la tarde golpeaba mi rostro, me empujaba un niño de 6 años y creo que rodaba 15 metros, la fuerza mental era que me tenía en movimiento y entre la música, las palpitaciones del corazón y el sonido de los vehículos quejándose por el tapón escuche el nombre que me puso Monica Cedano...

ENMANUEL!!!!!!!!!

Cuando gire mi cabeza unos 45 grados me topé con un señor que trabaja en Aduanas conmigo, muy querido por mí que le había dicho semanas atrás que estaré corriendo nuevamente en esa carrera y como vive por la ruta que salga a hacerme porra. Verlo a él entre todos los curiosos, Amet y motoristas tomarse la molestia de salir un domingo de su casa fue la inyección de epinefrina que necesitaba este cuerpo, levante mi mano derecha en agradecimiento y seguí firme hasta el próximo letrero que ya veía a lo lejos. 9 Kilómetros. Pasando por el nueve había un coro en el colmado bebiendo romo y de lejos le hago seña de que me den un trago (yo buscando con que distraerme), los tigres más corita no pueden ser, se tiraron al medio de la calle a esperarme, me reí y les desmentí con señas “bebo eso y muero” faltaba cada vez menos para llegar y en un abrir y cerrar de ojos ciento un grupo que viene por mi derecha, me van pasando y el último de ellos me dice: “Vamos no te quedes…” tome otro respiro con mi motor en reservas y me fui con ellos, volvimos a entrar para Carrefour ya estábamos a menos de 500 metros de la Meta, en este punto quería pararme más que nunca pero del dicho al hecho había que matarme para detenerme.

Por Fin la metaa!!!

El reloj marcaba 51 Minutos, pero yo no tenía energía de hacer un último sprint, mantuve el paso y cruce mi meta justamente en 51 min 41 segundos a un ritmo de 5:28k más contento que el diablo porque no me deje vencer en todo el trayecto y pude ser más fuerte mentalmente que nunca. A mí llegada a la meta levante el puño en señal de victoria, me pasaron dos botellas de agua que inmediatamente me tire arriba, uno de los staff que se encargan de cortarte el chip que llevas amarrado al tenis me pregunto si me lo quitaba ahora o esperaría a reponerme, evidentemente noto en mí que llegue con el radiador caliente y mirando unicornios rosados. Luego me dieron una fundita con un guineo y la manzana roja más rica que he comido y por último incline mi cabeza para que me pusieran la medalla de Finisher que me consagraba como corredor de la 3era edición de Carrefour 10k 2016.

De aquí para allá fui a estirarme a una esquina, me refresque un poco y pase por casa de una amiga a bañarme para ir a conocer el Buger Fest y ver que de interesante tenía la actividad con más de 20 locales especialistas en hamburguesas y yo que soy un amante para que les cuentos, probé unas 7 variedades un poquito alto los precios para ser miniburgers pero fue todo un éxito.

En fin. Mis respetos eternamente a la ruta de Carrefour.

lunes, octubre 5

Mi versión más rápida



Mi versión más rápida se vio en la pasada carrera contra el cáncer de seno Avon 2015.

A pesar que 72 horas antes no tuve la gran tranquilidad ya que tenía un coro el viernes de un bendito locrio de longaniza y chuleta a las 10 de la noche con sus respectivos tragos sociales que no se pueden quedar y el sábado unas que otras cervecitas en la tarde calurosa y de ahí a probar el mofongo personalizado del grupo de corredores que nos tenían la gente de Mofongoelmocano, ya saben una hartura de mofongo como Dios manda, pero saque de abajo y supe parar a tiempo y ya a las 10 de la noche estaba en mi linda y hermosa cama con el rostro iluminado dándole el ultimo check out al celular para luego dormir como un Ruiseñor.

Para esta carrera estaba mentalmente preparado, ya que mis dos mejores tiempos eran los de Ptopta10k 51 min, 48 seg y Bayahibe10k 50 min, 45 seg ambas bien exigente y en terreno desconocido, entonces dije si eso fue así y yo que soy un corredor que le gusta la velocidad, en mi casa que es el parque Mirador Sur tengo que hacerlo mejor que eso, conozco el parque, me lo sé de memoria y dada mi conclusión entendía que tenía que desafiarme de nuevo y dar lo mejor de mí para poder llegar a la Luperón y volver a la Italia en menos de 50 minutos.

 Me levante ese día a las 6:15 AM, la carrera estaba pautada para las 7:30 AM, me fui trotando desde mi casa para llegar caliente, música, buen ambiente, y cientos de personas con su tshirt rosado apoyando la causa encontré allí, me reuní con mi grupo, fotos por todos lados, abrazos, comentarios y en una me doy cuenta que se me salió la patica de los lentes de 195 pesos, que es de goma y sirven para el agarre, me quede 10 minutos escaneando el suelo entre la multitud y pude dar con ella, en ese momento también me dispuse por segunda vez correr sin música y lo más ligero posible, solo mi reloj, mis tenis y yo. Estaba a punto de iniciar la carrera, cuando se escuchaba la voz de la animadora invitando a los corredores a pasar a la línea de salida, esta vez no me quedaría atrás, estaba enfocado y me puse justo detrás de los elites, ellos salen en bola de humo y luego salía yo sin nadie delante, sin nadie a quien esquivar sobre todo. (:

El reloj de mi muñeca me cogió una configuración diferente, marcándome la velocidad, parece que le di donde no era cuando lo que me interesa es el PACE, tenía que resolver eso rápido ya que me guio por el PACE y necesitaba andar en 5:00 y en algún momento del sendero bajarlo a una zancada más rápida para poder hacerlo en menos de 50 minutos.
Tuve que cancelar la app e iniciarla de nuevo y ahí funciono, ya había recorrido 500 metros, pero igual me funcionaria aunque ya no iría a la par con mi tiempo de salida. En los primeros 2 kilómetros a un PACE de 4:40 iba conmigo un carajito de 10 años con su papa, los tres corríamos a un mismo ritmo cambiando de punteros por turno, el papa puso el nitro y me dejo con el niño quien me acompaño en los próximos 800 metros hasta que yo decidí poner mi nitro también y alcanzar al papa, mis piernas estaban calientes, mi respiración sincronizada y mandándole oxígeno a los pulmones a través de boca y nariz. Había encontrado por momento mi velocidad crucero, me sentía cómodo, iba sin música y estaba próximo a llegar al primer punto de hidratación.

Voy por el carril derecho y los panas que te pasan el agua están en el carril izq, al ritmo que voy no pensaba cambiar de dirección haciendo una diagonal para recoger agua, eso hace que uno se esfuerce más y necesitaba administrarme, entonces lo que hice fue hacerle seña de que me tiraran la botellita, el pana entendió el mensaje y como si se tratase de un pícher de la liga de las mercedes soltó la botellita en dirección a mí pero como iba en movimiento lo ideal era que me la tirara adelante como si fuera un contraataque de la NBA, en cambio la botellita me quedo atrás y tuve que cortar mi ritmo desacelerando casi a la mitad, extendí mi brazo izq. por detrás de mi espalda girando la cadera y la botellita me choco en la palma de la mano sin poder retenerla y termino en el suelo, no podía pararme a recogerla y decidí continuar con mi boca reseca, pero en ese mismo segundo el pana reacciono rápido y dejarme sin agua no era su opción, se salió de su perímetro cogió otra botellita y me voceo: “TOMA OTRAAAAAA MI HERMANOO”, y esta vez si la lanzo como si fuera TOM BRADY de los PATRIOTS hacia adelante con fuerza y determinación, me vi obligado a acelerar el paso si quería atraparla, extendí mis dos brazos y de espalda a la botellita hice la atrapada perfecta para anotar un touchdown con una sonrisa en el rostro le agradecí dándole un like con mi mano izquierda y continúe mi camino.

Llegue al retorno de la Luperón donde ya había recorrido 5 kilómetros a un buen tiempo de 23 min, 49 seg si seguía ese ritmo lograría mi meta, pero no es tan fácil, el combustible ahora va en descenso, doble en el retorno y veo dos compañeros de equipo que vienen cerca, me asombre por lo rápido que andaban y les hice seña de que bajaran el ritmo que todavía faltaban 5 kilómetros más y con el sol de frente, en el kilómetro 7 que es donde el gas pela, se me pego un gringo como de 17 años y me dijo en un español machucao; “ En que tiempo lo haces?” yo no quería hablar para no distraerme ni gastar recursos y tuve que decirle “ en cincuenta o menos” el chamaquito al oírme como que no le gustó la idea de irse conmigo y acelero, me perrio full, se me puso como a 10 cuerpos por delante, de ahí no se me fue y tampoco pretendía alcanzarlo yo andaba a un ritmo estático luchando con la mente. Cuando vamos llegando al km 8 a la altura de la Nuñez de Cáceres el chamaquito se explotó y se paró en seco, ahí venia yo y le di una palmada de aliento en la espalda y seguí mi recorrido.

 Faltando un kilómetro por llegar a la meta entendí que ahora necesitaba más fuerzas que nunca, se me pego un corredor y le dije, ya nos falta poco y el me respondió, ayúdame a llegar me voy contigo, en ese momento habían cámaras y lo tome de la mano para darnos ánimo y así quedo inmortalizada la foto que acompaña este post.

Los corredores son compañeros de carrera, el rival a vencer es uno mismo, y gracias a ese último empuje pudimos dar el último acelerón y cruzar la meta por debajo de los 50 minutos, marcando el reloj oficial un tiempo de 48 min y 34 seg.

Cada competencia tiene una historia que contar, en el camino te encuentras con personas que te motivan y te ayudan a no rendirte y esto es lo bonito de running, llegue y pude volver a sentir la sensación de cruzar una meta sin rendirme y me comí todo lo que me dieron, bizcochito, guineo, manzana, el diablo y su hermano. Pasen Buenas.

martes, septiembre 29

Dejando el forro en bayahibe!

El domingo 27 de Septiembre lo tenía marcado en mi agenda como un día especial y no solo porque Mónica Cedano (mi Madre) hace unos añitos me había presentado al mundo, también porque tenía una carrera en el pueblo de Bayahibe a las 7:00 AM, para ello tuve que sacrificarme el sábado en la noche y evadir cuantos cumpleaños me invitasen, así lo hice, a pesar de que par de amistades se molestaron conmigo , bien sabía que si salía el sábado el domingo me levantaría chocao como un carro público de la Ortega y Gasset.


A las 3 AM del domingo no pude conciliar el sueño más, me tire de la cama activo, un buen baño, me puse el Outfit de correr y a recoger gente, nos juntamos el grupo entero en la bomba Texaco del puente Juan Carlos a eso de las 5:01 AM pero fui yo el primero en llegar, la bomba estaba totalmente solitaria (mala elección) pero ya estábamos ahí, inmediatamente se me activo mi visión periférica y todo lo que se movía en un radio de 50 metros lo tenía pendiente, visualice dos hombres a unos escasos 20 metros que no le quite la vista de encima, después a los 5 minutos llega un carro público y se detiene bien cerca de nosotros los dos hombres van y se juntan con el del carro público y fue cuando entendí lo vulnerable que estábamos. Se podían tirar con una pistolita de agua y nos viraban como una media, nadie en un momento de sorpresa iba averiguarlo. Después de 15 minutos llego el segundo vehículo del grupo y 5 minutos luego llego el tercero con una bulla y algarabía que los que se asustaron fueron los del carro público.

Arrancamos con destino al pueblo de Bayahibe a las 5:20 AM, estábamos en buen tiempo y fuimos sorprendidos por el amarillo que nunca falla y nos da ese calorcito para brindarnos un bello amanecer en plena autovía del Este, se dejó ver tan imponente que tuve que ponerme las gafas y bajar el parasol del coche, llegamos a las 6:40 y se sentía la energía de la carrera, muchos vehículos y autobuses buscando donde parquear y desmontando personas, grupos de corredores se alistaban, se tomaban selfies y se ponían protectores solares, mi grupo Los Correfundillos que fuimos 16, se dividían en 13 corredores y 3 de apoyo moral, todos con T-Shirt naranja y uno que otros corredores nos voceaban: "Losssssss correfundillosssssssss" y devolvíamos el gesto con una bulla y levantando los brazos "eyyyyyyyy".

Estábamos casi listo y antes de bajar la puerta del baúl recordé que me hacía falta algo, fui y pregunte a los muchachos ¿quién trajo miel? me pasaron un frasco y me di mi cucharada. La miel es una fuente ideal de carbohidratos que mantiene tu nivel de glucosa alto para obtener un buen rendimiento, nos fuimos caminando al punto de salida, allí habían mas de 400 corredores y muchos medios sociales capturando momentos, nos vieron llegar con ese naranja neon e inmediatamente llamamos la atención, fotos por aquí, fotos por allá, luego de las sesiones arranque a calentar, tenía previsto mejorar al Pops de ayer, mi tiempo anterior en los 10 kilómetros era 51 minutos 48 segundos hechos en Puerto Plata 10k, aquí volvía a correr sin saber a qué me enfrentaría y eso me tenía el hyper a 1,000, decidí correr sin música, sin cel. sin  cangurera, lo más liviano posible solo llevaba mi Apple Watch y los lentes sport que me compre en una tienda de Ágora Mall que todo lo venden a 195.00 pesos, yo estaba listo, acaba de soltar las piernas, no tenía sueño y la glucosa gracias a la miel estaba por encima del nivel.


INICIO la carrera y me quede de último, no porque fuera el mas vacano, necesitaba que se desahogara la pista porque esquivar corredores hace que uno gaste combustible, dos minutos después seguía allí parado detrás de la meta como si fuese un niño solitario que se perdió en el parque de diversiones, pero todo lo contrario, era un hombre decidido a mejorarse, enfocado y como dice la jerga popular "pueto pa' lo suyo", pero sucedió lo inesperado, la prensa y los visitantes comenzaron a meterse a la pista luego de ver el grupo de corredores que se alejaba, entonces pensé, "me saldrá mal la jugada" ahora no solo tendré que esquivar corredores, inmediatamente decidí comenzar a correr, presione la pantalla del reloj dándole a START y la aplicación comenzó un conteo regresivo de 3 segundos, me sincronice para que cuando justo pasara por la línea de salida comenzara la recopilación de datos, era de suma importancia yo llevar estos datos en mi muñeca para ir controlando mi ritmo y saber administrarme (coño cualquiera que me lee cree que yo soy un maldito corredor jaja pero se aprende alguito), arrance con el primer paso de mi pierna derecha y la mirada de frente, patica para que te tengo. Antes de llegar al primer kilómetro ya había alcanzado al grupo y no me quedo de otra que esquivar y gastar combustible en ocasiones tuve que frenar y cambiar de dirección bruscamente, andaba a un pace de 4:36 entre doblo aquí y doblo allí, la boca la tenía como un teipi dobla cara, pues no encontré agua y lo último que había ingerido era la miel y para colmo el primer punto de hidratación estaba a unos mil quinientos metros por delante.

A los 3 kilómetros recorreridos ya me había hidratado, gradué mi pace a 5:01 pero sabía que si quería mejorar mi tiempo tenía que mantenerme por debajo de 5:00 tomamos la carretera que gracias a Dios había sombra, me topé con un grupito de los LocoCorredores que llevaban un ritmo bárbaro e iban hablando como que 2+2 son 4 y aceleraban y uno le pasaba al otro en chercha y yo pensando: (estos si van chiling y yo aquí con las pulsaciones a 173 latidos por minutos) Estaba respirando en dos ciclos, dos inhalaciones, dos exhalaciones, JI- JI JU-JU, me mantuve en ese pace hasta el kilómetro 7 al parecer había encontrado mi velocidad crucero, que no es más que la velocidad que un corredor puede mantener por mayor tiempo, se dice que es la zancada perfecta o el ritmo del corredor perfecto. Me empezó a hacer falta la música, no solo escuchaba mi respiración, también la de los demás corredores que tenía cerca, los pasos, el ambiente, en fin si yo creía que lo había visto todo Bayahibe 10k dejo lo mejor para último, cuando doblamos en el km 7 veo que la ruta se dirige al monte, ahí recordé lo que me dijo por Instagram un pana mío maratonista, "Pops, suerte en Bayahibe pero cuidado en el trillo". Un trillo como muchos saben es una Senda, huella o camino angosto abierto entre la maleza o en un pastizal por el continuo tránsito de peatones.

Dije bueno! aquí vamos, entrando al trillo se sintió un cambio de temperatura refrescante, había dejado atrás al grupo que venía hablando y tripeando, me topé con una demonia que entro sin pensarlo y dije aquí me voy, en el trillo me vi obligado a bajar mi pace a 5:10 parecía un avión bombardero de la segunda guerra mundial con el motor 1 apagado, al ser un trillo un camino estrecho llevaba corredores siguiéndome el paso, de frente tenia esta mujer y dije si me rindo aquí los de atrás se van a estrellar conmigo jajaj pero realmente lo que me mantuvo fue algo que me dije yo mismo "Entonces Popin MALDITA MIERDA tu vienes desde tan lejos a pararte, MALDITA SICA MIRA COMO VA ESA DEMONIA" diablo coño ahí fue que yo dije VAMO ALLA!!! Pero en serio, en serio, en serio, yo no podía mas... de ahí para alante llegue a corazón. CORRER ES UN DEPORTE MENTAL NO HAY DUDAS.

Para mi suerte pise en falso, mi pie derecho se encontró con un pedazo de tronco mientras iba en el monte, se me doblo a tal punto que todos los corredores que iban conmigo lo notaron y me alentaron,  "EYY CUIDADO, VAMOS, vuelve a coger tu ritmo" digo para mi suerte porque no paso de ahí y pude continuar, más adelante pise una plata de mierda de vaca pero de eso me di cuenta al final, andaba en una, salimos del trillo para la playa, la vista fue hermosa aunque puse mi cara de espanto: PLAYA, ARENA? NO PUEDE SER... pero por donde pasamos la arena estaba bien sólida, luego volvimos a tomar asfalto esta vez pasando por los senderos de los hoteles de la cadena Dominicus y gire mi muñeca y automáticamente mi rostro se llenó de alegría, el reloj marcaba que había recorrido 8.25 kilómetros, estaba llegando a la meta y para mí eso era lo importante a pesar del desgaste que llevaba encima. 

La meta estaba repleta de gente, llevaba los lentes empañados de sudor pero no tenía fuerzas ni para quitármelos, empecé a sentir la bulla, el ánimo que te dan todos los presentes, mire el reloj gigantesco y marcaba 52 minutos, no romperia mi propia marca pero lo importante fue que no me detuve en el trillo cuando lo considere seriamente, ya con eso estaba pago.



Cruce la línea de meta aplaudiéndome, mi chip tomo la lectura final, me pasaron una botellita de agua, me mandaron a parar para entregarme la medalla y yo buscando aliento, con cara de felicidad, cuando baje la cabeza para que me pusieran la medalla me marie un poco, tuve que agarrarme de una verja por unos segundos, luego me tire más agua encima, cogí otra, respiraba por la boca, me dieron un plato de bizcochitos y frutas, cogí todo lo que me daban y me repuse. No hay descripción para poder explicar la sensación de llegar a una meta, solo lo entiende el que corre…

Luego esperamos que todo el grupo llegara, todos terminamos, siempre unidos, y luego de más fotos, y comentarios de la experiencia, me entero que están dando los tiempos en una carpa cercana, voy y me acerco y le doy mi número de corredor que era el #70, el tipo imprime un ticket y me lo pasa, esperaba todo menos lo que acababan de ver mis ojos, ósea para mí fue muy gratificante, una total sorpresa, mi tiempo oficial marcaba 50 minutos 45 segundos, le baje un minuto a mi record. 

SI SE PUEDE COÑO!!! 

Que mejor regalo de cumpleaños que ese.
Eso si!!! No vuelvo a correr sin música jajajajaja

De ahí para playa Dominicus a celebrar el cumple y para que te cuento...


(:

Pasen Buenas.

lunes, agosto 24

Mis últimos 10k - Cocuyo 2015


El pasado sábado se organizó la 12va edición del 10K del grupo Cocuyo en el parque mirador sur.

Yo no estaba al 100%, pero ni mucha mente que le diera, a decir verdad desde que arrancas a correr se te olvida pensar en todo, hasta pagarle el mínimo a la tarjeta. 

La noche anterior me bebí unas cuantas cervezas en Hooters con el mexicano, él no bebe porque le dan alergias todas las bebidas alcohólicas pero se la paso viéndole las tetas a las damas y yo como buen teammate me bebí las que le tocaban, de ahí salí a bailar y a joder con otro grupo hasta que mi noche termino a las 4 am como si se tratase de los viejos tiempos de parrandas. 

La carrera estaba pautada para las 5:39 PM holgura que me permitía levantarme tarde y así lo hice, luego fui al GYM al medio día para no dejar de hacer mi rutina de pesas y luego me ajuste tremendo plato de moro de habichuelas rojas con un pollo entero, medio plátano maduro y ensalada verde, me tire en la cama a dormir como un oso polar en pleno invierno y a las 4:30 PM me pare de allí y arranque trotando desde mi casa a la Italia donde sería el punto de salida, claro está --> oyendo Héroes del Silencio bajo una tarde súper húmeda y calentona por eso llegue como un pollo sudado.

Cuando estoy ahí me sorprendí por la cantidad de corredores que se dieron cita, me ubique a un lado a esperar un pana mío hasta que por curiosidad me acerque a una carpa donde estaban dando masajes, promocionando una crema con tales fines y veo que el próximo en la fila podía ser yo y sin pensarlo mucho me acosté boca abajo e inmediatamente la india de estatura 5,6 y cabellos rizados me levanto la licra, me bajo las medias y me dio un excelente masaje en estas piernas cargadas de kilometraje que parecen un Corolla 2003 type S


Arrancamos!!!

3,2,1…
Estaba un poquito detrás de los elites, salí normal, no disparado, a un pace de 5:20, mi primera carrera con el Apple Watch, fue realmente cómodo girar mi muñeca y darle START y poder ver en cada momento mi velocidad/distancia y Heart Rate en tiempo real, lo que me ayudo a mantener una media entre los 5:10 y 5:30 de PACE. Me pude administrar como un león y en los primeros KM para mi sorpresa oigo una voz que menciona mi nombre y giro mi cabeza unos 45 grados a la derecha era mi querido padre que pasaba por la acera y logro verme, levanto los brazos y saco los dientes, me alentaba como si corriera en el maratón de Boston, eso es loco y así lo quiero más que el diablo, me sentí súper bien.

Hacía un calor infernal, llegue a los primeros 5 KM bien administrado en un tiempo de 26 minutos y las pulsaciones del corazón a 180 latidos por minuto, en los puntos de hidratación me tiraba agua en la nuca, me mojaba los labios y el resto me la echaba en la cabeza, en el retorno ya por el km 7 donde considero que es la parte más difícil de una carrera 10k, si llegas sin buena administración fácil que tiras el tiro, aquí alcance a un señor de unos 70 y cuantos años, me le puse al lado por un momento y lo miraba pensando:  “COÑO este tipo esta entero a esa edad y ya yo voy tirando el tiro”, el señor me saco como 100 metros después que me vio, (en la foto es el que viene atrás con el tshirt azul) lo primero que hice fue ponerme un pequeño reto, me dije a mi mismo que en el nombre del padre este abuelo no llega primero que yo, me fui atrás de el en los próximos 2.5km hasta que en el último pude pasarle y en ese relajito mental logre ver mi parte favorita LA FUCKING META, donde el reloj de la pantalla marcaba 52 minutos y contando, hasta yo me sorprendí porque supuestamente no iba a correr velocidad, estaba a 3 minutos por debajo de mi record personal, podía hacer un último sprint y llegar por debajo de 53 pero ni lo intente, venia en el aire, facturado por las cervezas de la noche anterior, el gimnasio, la deshidratación, la carga muscular, cansancio mental, lo único que me importaba en ese momento era no dejarme pasar del señor y fue la motivación que encontré para llegar en ese tiempo, a la franca.

Cruce la meta con los brazos abiertos, en un tiempo oficial de 53:01 minutos, baje la velocidad considerablemente con un alivio en el alma (: que solo el que corre entiende, me cortaron el chip que llevaba enganchado en los tenis, me pasaron una botellita de agua y me engancharon mi medalla, todo esto sin detenerme jajaja, digo ¡!! Ya estaba parado cuando la tipa me engancho la medalla.

Me la puse difícil para mi próxima carrera 10k que será el 30 de agosto en Puerto Plata, cada vez que corro quiero mejorarme, cada vez quiero vencer al Enmanuel Arias de ayer, los que corren a mi lado son compañeros, el turpén a derrotar es el que veo todas las mañanas mientras me pongo la gelatina frente al espejo.

Esta fue mi marca personal en los 10K y salí muy feliz conmigo, vayan anotando a ver si puedo con Puerto Plata o si la novia del Atlántico acabara conmigo, hagan sus apuestas.

Pasen buenas mis queridos lectores.