lunes, mayo 12

Ellos tenían miedo.


El#_1 en su Hemisferio.

De hecho, desde mucho antes del inicio se veía así, por ejemplo, cuando su gerente general John Mozeliak visitó la República Dominicana para supervisar las operaciones del club en el país y habló de la situación de su inicialista Albert Pujols.

Mucho se ha dicho de Pujols y sus lesiones en los últimos tiempos, casi desde que comenzó esa brillante carrera que apunta a llevarlo a la inmortalidad de Cooperstown si mantiene el ritmo que ha llevado en sus primeros siete años en Grandes Ligas.

El codo, sin embargo, era el tema principal de esta temporada, contrario a años anteriores en los que el talón, la rodilla, el costado y otras dolencias más habían afectado al dominicano aunque nunca tan severas como para sacarlo de juego.
Este año no ha sido diferente, Pujols evadió una operación del tipo Tommy John, o sea, de reemplazo de ligamento, que lo habría sacado de juego por unos cuatro meses de esta temporada por lo menos.

Y no sabemos si es que Pujols es un súper hombre que juega con todo el dolor del mundo como si no fuera nada o qué. El caso es que este sensacional toletero llegó a la actividad del lunes habiéndose embasado en todos los partidos de la temporada.

Sí, así como lo oyen, nadie ha podido impedir en los primeros 37 juegos que el dominicano Pujols llegue a primera base al menos por una transferencia. Puede que Pujols no me caiga bien o yo no le caiga bien a él o lo que sea que usted quiera decir, pero ¡qué gran pelotero es! Como leí recientemente en SportsNation, de ESPN, Pujols parece un hombre que tiene una misión por delante. Y qué cierto luce eso.

Tiene un promedio de bateo de .348 (tercero mejor de la liga), con siete jonrones, 25 empujadas. Además suma .500 en su porcentaje de embasarse y .583 en slugging.

Gracias a esa actuación, y otras más, los Cardenales de Pujols se encuentran en la primera posición de la División Central de la Liga Nacional, con una marca de 22-15 hasta el lunes y un juego y medio por encima de sus más cercanos rivales, los Cachorros de Chicago, a quienes vencieron en dos de tres partidos de la serie que finalizó el domingo.

Yo me limito a decir lo siguiente: ¿Y si no estuviera lastimado?

1 comentario:

Cyriel dijo...

con o sin lastimos esa es LA STAMPA DOMINICANA :) ;)