lunes, noviembre 23

Examenes sorpresas.

El colegio es la mejor vaina del mundo. Así lo dice un gran amigo mío y miren porque.



Yo tenía un profesor de matemáticas durante el bachillerato que era todo un genio. El tipo se sabia sus números, pero no sabia explicarlos o dicho mejor, el explicaba como le daba la gana.

Su nombre, Prof. Michel como olvidarlo, este caballero entraba de lo mas campante, con su libro de Algebra de Baldor, sujetándose los lentes y luciendo una camisa de rayas que sin mirarnos decía: Saquen una hoja, Examen sorpresa!!!

Queeeeeeeeeeeeeee!!!! Exclamaban los más intelectuales.

Y los menos intelectuales, (mi corillo), morían de risas por la sorpresiva y la quemazón que se asomaba. Eso era todo un espectáculo.

Tremendo el corre corre, envidiado por cualquier hipódromo, todo el mundo arrancando la ultima hoja del cuaderno ECO. Bueeeeno mentira, la penúltima, porque la ultima era de anotar números y pendejadas .

El Prof. Michel comenzaba a dictarnos los diferentes problemas y ecuaciones y todos a copiar entre risas y lamentos. Pasado 5 minutos ya Michel sabia quienes iban a pasar y quienes no, no importa que tan bien te fuera en el examen, si tenias la reputación de "mal estudiante" el te quemaba. Hubo un compañero que se paso los 4 años del bachillerato pagándole efectivo y aun así lo quemaban.

8 minutos después de comenzar, el Profesor dominaba completamente el ambiente, seguido se ponía de pie y hacia la primera oferta de la mañana.

Ok, Todo el que entregue ahora tiene un
60.

Eso parecía melodía para los oídos. El mismo grupito felizmente se paraba, luego de confrontarlo democráticamente para entregar un examen vacío a cambio de 60 puntos. Salíamos en filita india, nunca faltaba la parte en que nos poníamos a calcular. Bueno con este 60 y mi promedio que es 75 entonces creo que la paso con tanto. jajajaja

Luego a los 25 minutos el profesor volvía con la 2da oferta, pero esta vez era de un 40 al que entregara. Aquí los que NO TENIAN posibilidad alguna lo pensaban pero seguían sin arriesgarse, a lo mejor creían que San Gabriel iba a bajar del cielo con una calculadora a socorrerlos.

La ultima oferta ya la hacia después de 45 minutos y era nada mas y nada menos que unos míseros 15 puntos. Los que todavía permanecían allí se lamentaba por no haberlo hecho desde un principio dejándole la suerte al destino.

Finalmente aprendimos que cada vez que Michel y su examen sorpresa hicieran su entrada, irse con la 1ra oferta era la opción. Y hasta los más intelectuales titubeaban al oir aquella melodía que dominaba el ambiente.

Cosas de la vida

Pasen buenísimas.

6 comentarios:

Cyriel dijo...

jajajjaja
ayy los profesores de matemáticas son famosos por que sera que se parecen tanto esos desgraciadoss jejejej :D

K0kill0 dijo...

jejejeeje michel k cura popin!!! eso nama era risa y risa entre nosotro :D

ferzvladimir dijo...

que suerte tenian, ofertar un 60 cuando con eso se podia pasar era un regalo caido del cielo.

pablo lopez dijo...

jaja tipo q tiempos aquellos como olvidar el maldito examen sorpresa je je ...

Gloria Angelica dijo...

que san gabriel bajara con una calculadora jajajajajjajajajaja

Pops dijo...

Ferz ni tanto, con 60 pelao no se pasaba a menos que tuvieras un excelente promedio :P

hehehe pero si que lo aprovechaba

Saludos a todos.