miércoles, abril 30

Lo que Dijo...



Un joven abogado, acabado de graduar del colegio de leyes y comenzando su primer día en el trabajo, se sentó en la comodidad de su nueva oficina dando un gran suspiro de satisfacción.

Había trabajado duro por mucho tiempo para saborear ese momento.

Entonces, notando un posible cliente que se acercaba a su puerta, comenzó a parecer ocupado y enérgico. Abrió su libreta tamaño legal y con su pluma de escribir en mano, tomó el teléfono, lo sujetó con su barbilla, y comenzó a escribir con rapidez mientas fingía que hablaba con alguien importante diciendo:-Mira Larry, en cuanto a ese trato de fusión, pienso que mejor me llegó a la factoría y lo manejo en persona. Sí. No. No pienso que tres millones de dólares lo logren. Mejor hagamos que Smith, de Los Ángeles, se reúna con nosotros allí. Está bien. Te llamo más tarde.

Colgando el teléfono, colocó la pluma en el escritorio, levantó la mirada a su visitante, se puso de pie, le extendió su mano y le dijo con la voz más cortés y llena de confianza que tenía como abogado:-Buenos días. ¿Cómo puedo ayudarlo?

El posible cliente respondió:-En realidad, solo estoy aquí para conectar su teléfono.
BOOM :D

Hay un viejo adagio que dice, “En boca cerrada, no entran moscas”. En ocasiones lo mejor es, ¡mantener tu boca cerrada!

Proverbios 10:19 En las muchas palabras, la trasgresión es inevitable, mas el que refrena sus labios es prudente. (LBLA)

1 comentario:

Cyriel dijo...

eso es una realidad !!!:)