lunes, enero 12

Hay que pasar por pendejo de vez en cuando.

Resulta que en un campo,vivía un muchacho que era el clásico “pendejo” del lugar. Todas las mañanas los dueños de tierra y ganado se juntaban en un bar a tomar cerveza después de la larga labor del día.

El muchacho siempre se encontraba presente en ese momento y desde que los hombres los veían de una vez lo llamaban y le decían:

-oye aquí tengo dos billetes para ti, uno de 200 y otro de 2,000…cual tu quieres para ti?

El muchacho siempre tomaba el billete de 200 luego de hacerlo aquellos hombres procedían a reírse y a burlarse de el hasta mas no poder.

Un día una persona que siempre observaba esto que pasaba, se le acerco al muchacho y le pregunto:

Porque razón tu siempre eliges el billete de menor cantidad todos los días cuando sabes que el otro es mejor porque es de mayor cantidad?

A lo que el muchacho respondió: Lo que pasa es que se que si siempre tomo el billete de 200 ellos siempre me van a llamar, ahora si tomo el de 2000 se que ya dejaran de hacerlo y no podré seguir consiguiendo el dinero.

¿Era en realidad este muchacho un pendejo?

Acaso aquellos hombres no eran los verdaderos pendejos?

Siempre habrán personas que intentaran hacerte ver como un “pendejo”, no debes de incomodarte, solo hazte el “pendejo” y veras quien en realidad ríe mejor al final. Dicen que la oveja mansa se mama su teta y la del otro.

Cutuplum.

4 comentarios:

Mis Huellas dijo...

ja ja ja ja ja ja ja ja loko muy bueno y veredico a la vez. El tipo no era un pendejo na' !

Saludos mi pana

Alex dijo...

que tigueron !!!

Kassiopea. dijo...

Pa que te fíes de los tontos jajaja

Nanis* dijo...

Muy bueno cuTUplum